91 781 95 45

Si lo prefieres te llamamos nosotros

Pídenos presupuesto para tu seguro

Adartia en redes sociales

Facebook Adartia Twitter Adartia Google Plus Adartia LinkedIn Adartia


<< volver al blog

Los 4 errores procesales más frecuentes en los Procuradores


5 Abr 16 | General


work-desk-1205159_1920

Aun siendo profesionales muy preparados y con un alto grado de especialización en el ámbito del Derecho Procesal, los procuradores de los tribunales no están exentos de recibir reclamaciones por parte de sus clientes derivados de la falta de pericia, diligencia y cuidado exigibles a su profesión. 


 

El procurador de los tribunales no solo ejerce la representación procesal de sus clientes ante los juzgados y tribunales, sino que, su labor va más allá y, entre otras cosas, desarrolla una labor fundamental dentro del ámbito de la Justicia: agiliza trámites, reduce plazos en los procesos judiciales y evita obstáculos que los alargarían forzosamente. El Tribunal Supremo, ya se posicionó en Sentencia de 18 de Febrero de 2005, proclamando que «sería contrario tanto a la profesionalidad como a los requisitos exigidos para ejercer la profesión, e incluso a la propia dignidad de ésta, su equiparación a una especie de mero servicio de mensajería entre los órganos jurisdiccionales y el abogado». Laura Oliver, decana del Ilustre Colegio de Procuradores de los Tribunales de Valencia (ICPV) señalaba al diario Valencia Plaza que gracias al procurador, «el ciudadano tiene la garantía de que la información va a llegar, de que el receptor va a poder entenderla y de que el trámite se realizará correctamente».

time-481444_1280

Aun siendo profesionales muy preparados y con un alto grado de especialización en el ámbito del Derecho Procesal, los procuradores de los tribunales no están exentos de recibir reclamaciones por parte de sus clientes derivados de la falta de pericia, diligencia y cuidado exigibles a su profesión. En los próximos artículos, y teniendo en cuenta nuestra experiencia, veremos los 5 errores procesales más frecuentes a los que se enfrentan los procuradores de los tribunales. A continuación, os exponemos el primero de ellos:

 1.- La falta de personación en la audiencia: Se trata de un error que, en principio, causa pérdida de oportunidad para el cliente, con lo que es probable que este último reclame al procurador. La no personación del recurrente dentro del periodo de emplazamiento en el recurso de apelación, supone según la jurisprudencia declarar desierto el recurso por vulnerar los artículos 472 y 482.1 de la LEC y conlleva en la mayoría de casos la condena en costas.

 ft

Respecto a la objetivación de la responsabilidad, ya lo señalaba Joaquim Martí Martí, abogado y profesor de Derecho Civil en la Universidad de Barcelona, en su artículo “Responsabilidad civil del procurador y no del abogado por error en el proceso «La tendencia a la responsabilidad objetiva ante toda lesión patrimonial alegada es cada vez más acuciante. La protección al cliente es cada vez mayor» y “la distribución de competencias y responsabilidades seguirá la misma evolución que ha tenido la responsabilidad por vicios constructivos, en los que, en la actualidad, la distribución de competencias entre Arquitecto y Aparejador es tan clara que ya no se permite la demanda solidaria»

En el próximo artículo, veremos otro de los errores más frecuentes cometidos por los Procuradores:

La no comunicación de sentencia al letrado

65443567


Comentarios

Deja un comentario